Finalidad de Autonomia del paciente

Publicado el

Finalidad de Autonomia del paciente

Es importante destacar la importancia que tiene la LAP en nuestro ordenamiento jurídico y específicamente en nuestro Sistema Nacional de Salud. Se trata de la primera Ley importante postconstitucional que afronta decididamente cuestiones básicas atinentes a la relación clínico-asistencial, derechos y deberes de los usuarios y pacientes y a la historia clínica. Veamos el resumen de la Ley 41/2002 de Autonomía del Paciente.

¿Qué regula?

Finalidad de Autonomia del paciente esta Ley, garantiza el derecho de los pacientes a la información sanitaria y al respeto de su voluntad en decisiones relativas a su salud.

Esta ley surge dentro de nuevo modelo de atención sanitaria llamado autonomista, donde se tiene en cuenta la participación activa de los pacientes en los procesos sanitarios y pide a los profesionales que su comportamiento posibilite dicha participación.

La información y la obtención del consentimiento de la persona constituye un aspecto clave en cualquier intervención en el ámbito sanitario y es un deber más de todos los profesionales, junto a la correcta realización de su trabajo.

Se establecen los deberes y obligaciones en materia de información y documentación sanitaria, el profesional debe cooperar en la creación y mantenimiento de una documentación clínica ordenada y secuencial a la hora de asistir a los pacientes y cumplir las obligaciones de información técnica, estadística y administrativa.

Se regula el consentimiento informado, las voluntades anticipadas, la historia clínica y el derecho del paciente a ser informado sobre su estado de salud. Esto es lo que regula la ley de autonomía del paciente.

¿Qué es el principio de autonomía del paciente?

El principio de autonomía del paciente es la libertad y capacidad de decisión de este sobre las cuestiones relativas a su salud.

Se expresa como respeto a la capacidad de decisión de los pacientes, y propone tener en cuenta sus preferencias en aquellas cuestiones de salud referentes a su persona. Aunque eso no implica que el paciente tome ahora el mando.

La buena practica clínica implica el conocimiento y la aplicación de decisiones correctas para el cumplimiento de la información y de documentación clínica así como el respeto de las decisiones adoptadas libre y voluntariamente por el paciente. Pero debe de hacerse teniendo en cuenta los otros principios de la bioética.

La autonomía del paciente supone la práctica de un CUIDADO centrada en el paciente, que conlleva:

  • Dar toda la información relevante, con lenguaje comprensible
  • Saber escuchar durante la entrevista
  • Adoptar actitud empática, comprender sus emociones, situación, expectativas y deseos.
  • Intentar tener en cuenta las preferencias del paciente sobre su enfermedad según las implicaciones personales y socio-familiares de sus problemas de salud
  • Información cierta y acorde a las peticiones del paciente
  • Respetar la confidencialidad

 

©ADeNfermero 2022 – Política de privacidad y protección de datos